COLOMBIA

Escrito por el 29 marzo 2022


MÁS DE 100 AÑOS DE REALISMO TRÁGICO


Hola gente, regreso con un nuevo podcast después de la hibernación post pandémica que nos dejó a todos maltrechos y de la que nadie se libró en este planeta sobre conectado. Vuelvo a mi origen en todos los sentidos. Como la mayoría, junto con otros “supervivientes”, estoy tratando de recomponerme y reconstruir los proyectos que tenía antes de que el Covid nos pusiera en cuarentena y nos llenara de incertidumbre a todos.


Dicen que cuándo uno se siente perdido y no sabe muy bien por dónde tirar, lo que debe hacer es volver a sus orígenes… Y pues eso es lo que pretendo hacer con esta nueva entrega de “Blanco y en botella…” en este Planeta Latino Radio de mis amores.

Un medio alternativo que iniciamos junto a un grupo de grandes profesionales y buenos amigos hace ya más de cinco años y que, pese a los tropiezos, los errores cometidos en el camino y las amenazas inesperadas que nos tuvieron a punto de desaparecer, seguimos manteniendo vivo. También regreso a mis orígenes, literalmente, porque trato uno de mis temas recurrentes, Colombia y la violencia. Como no podía ser de otra forma, porque desde que nací allí hace casi 50 años he oído hablar de ese binomio como algo inseparable y he conocido las causas y los efectos de “la violencia”, a la que se refieren así en abstracto los que mandan, sobre las vidas de generaciones de colombianos, la mía incluida.


En mi país de origen millones de personas no han conocido durante muchos años otra versión de lo que pasaba allí que el relato oficial, que en Colombia había gente de bien que luchaba por salir adelante cada día, respetuosa de la “ley y el Orden” y sediciosos, malas personas, inadaptados, enemigos de la Patria. Revoltosos a los que no les gustaba que el país se desarrollara y avanzara, que actuaban contra un pueblo honrado y piadoso, agradecido a Dios y al patrón por el pan de cada día y resignado con lo que le había tocado en suerte. El escenario de la geopolítica internacional en el siglo pasado fue determinante para se diera por buena. El apoyo del gran imperio también. 


UNA SERIE DE PODCAST

cuatro episodios


Sin embargo el año pasado, en plena pandemia, pareció que la gente ya no se creía esa historia oficial. Tras unos acuerdos de paz rechazados en referéndum gracias al boicot por parte de la clase dirigente más reaccionaria y derechona, modificados por decreto y pordebajeados por el gobierno títere, la frustración de los colombianos estalló. En abril del 2021, campesinos, indígenas , líderes sociales, estudiantes, personas mayores, sindicatos y todo el tejido social tomaron las calles y declararon un Paro Nacional para exigir al gobierno cumplir los acuerdos y otras tantas promesas que le había hecho a todos los sectores en diferentes momentos y protestas y que NUNCA se han cumplido. Exigían también el cese de la violencia, los asesinatos y a represión de las reivindicaciones sociales. El detonante fue una nueva reforma tributaria que empobrecería más a todos los colombianos para “poder cumplirle a los acreedores internacionales”. Y esto en plena pandemia, con miles de personas muriendo por el virus y millones con miedo a perder lo poco que tenían.


El paro duró 3 meses, en los que las “fuerzas del orden” recibieron orden de reprimir a los manifestantes y proteger a la gente de bien. El relato oficial rezó nuevamente eso de “agentes infiltrados, grupos delincuenciales, enemigos del estado que quieren desestabilizar al país”. El gobierno dio la orden a la ESMAD de intervenir y ejercer la fuerza, entiéndase “la violencia” ya no en abstracto, para “salvaguardar la honra y bienes de los colombianos”. Pero de proteger las vidas nada… Esto ocurrió el año pasado, pero haciendo memoria, leyendo un poco y rastreando documentos y grabaciones antiguas caí en cuenta de que la cosa venía de atrás. Mismas desigualdades, mismos poderosos o sus delfines, mismas reivindicaciones, misma represión, misma violencia con otros nombres… Antes decían que cóndores no entierran todos los días, ahora nos sobrevuelan las águilas negras. Eso sí, siempre nos han gobernado buitres. Misma política, mismo país de mierda.


UN RECORRIDO EMOCIONAL POR LA VIOLENCIA

Así que en estos 4 podcast hago un recorrido emocional por más de un siglo de violencia contra el que protesta o defiende sus derechos o los derechos de quienes menos tienen. Desde el asesinato a hachazos del Uribe Uribe que apoyaba el cooperativismo en los albores del siglo 20, el Uribe bueno. Hasta las motosierras que sembraron el terror en manos de las únicas cooperativas que promovió el otro Uribe, dizque “el gran colombiano” de fin de siglo. Me acuerdo del tío abuelo Pedro y sus historias sobre la guerra de los mil días en la que combatió “por los conservadores y el cristianismo”


Recuperamos la memoria de la masacre de las bananeras, la de los sastres, la de Ataco Tolima, la de los estudiantes y otras tantas que han ocurrido, sin que nadie haya hecho nada para que no siguieran ocurriendo. Analizamos el recrudecimiento de la violencia entre todos los actores: Estado, guerrillas, paramilitares, narcotraficantes, narcopolíticos, etc y de todos ellos hacia la población civil durante décadas de corrupción, amenazas, despojo y muerte. Hacemos balance del desinflado proceso de paz y su fallido intento de reconciliación, restitución y memoria.


Pero ponemos también atención en ese espíritu combativo que surgió en las movilizaciones del Paro Nacional 2021 y que, por primera vez en mucho tiempo, logró empatizar con una gran parte del país que antes se creía la versión oficial. Los colombianos por todo el mundo se sumaron a esos compatriotas que llevan soportando MÁS DE 100 AÑOS DE REALISMO TÁGICO exigiendo cambios. Había razones para protestar contra todas las formas de violencia que azotan al país. La presión, la ilusión en una promesa gubernamental de negociar, el agotamiento y la pandemia pusieron fin al paro tres meses, justo en el mes de la “Fiesta Nacional”.


Ha pasado casi un año y hoy en Colombia siguen existiendo esas mismas razones, los acuerdos se siguen incumpliendo, los asesinatos de líderes sociales ocurren a diario, los desplazamientos, la intimidación ocurren por todo el territorio, la falta de oportunidades, las desigualdades y la pobreza no son las mismas, son peores. Así que siguen habiendo muchas razones para protestar y muchas formas de hacerlo, votar es una de ellas sin duda y no hacerlo por los mismos de siempre podría ser una de las mejores formas de recuperar el espíritu del paro, el de los trabajadores de las bananeras, el recuerdo de más de 100 años de víctimas y la oportunidad para al menos intentar evitarles a las nuevas generaciones de colombianos que sobrevivan el mismo, corrijo, en un país incluso peor que en el hemos sobrevivido nosotros para contarlo.


LA SERIE COMPLETA

5

VORÁGINE DE LA VIOLENCIA

MÁS DE 1OO AÑOS DE REALISMO TRÁGICO

1

EN TIEMPOS DE COLERA

MÁS DE 100 AÑOS DE REALISMO TRÁGICO

0

CRÓNICA DE UNA GUERRA OCULTADA

MÁS DE 100 AÑOS DE REALISMO TRÁGICO

0

SOBREVIVIR PARA CONTARLO

MÁS DE 100 AÑOS DE REALISMO TRÁGICO

Etiquetado como:

Continuar leyendo

Post Anterior

COLOMBIA


Miniatura

Escúchanos en Directo.

PLR #NOSCONECTA

Canción actual

Título

Artista

Background