Canción actual

Title

Artist

Background

LA INSEGURIDAD LABORAL O LA PRECARIEDAD PUEDEN PROVOCAR UN MAYOR RIESGO DE CONTAGIO DE CORONAVIRUS

Escrito por el 16 noviembre 2020

SEGUN UN ESTUDIO DE LA UNIVERSIDAD DE WASHINGTON

EUROPA PRESS

Así lo apunta un estudio realizado por investigadores de la Universidad Estatal de Washington. Este trabajo señala que las personas con menos dinero, tiempo o apoyo social en su trabajo «parecen menos capaces de implementar las pautas recomendadas» de seguridad.

Los trabajadores que experimentan inseguridad laboral y financiera tienen menos probabilidades de seguir las medidas para reducir el riesgo de contagio por el Covid-19, como distanciamiento físico, limitar las salidas de casa y lavarse las manos, según un estudio de la Universidad Estatal de Washington (EEUU). Los investigadores, que encuestaron a 745 trabajadores en 43 Estados, también encontraron que las personas que tienen beneficios estatales de desempleo y las políticas COVID-19 afectaron la conexión entre las preocupaciones económicas y el cumplimiento de las precauciones COVID-19.

«Todos tenemos un conjunto finito de recursos a nuestra disposición, ya sea dinero, tiempo o apoyo social, y las personas que tienen menos de esos recursos parecen menos capaces de implementar las pautas recomendadas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC)», ha señalado Tahira Probst, profesora de psicología de WSU.

Imagen de archivo de trabajadores de limpieza | Entidad Urbanística de Conservación Elche Parque Empresarial

Según señala la autora principal del estudio, publicado en el ‘Journal of Applied Psychology’, «tener un retroceso, una red de seguridad sólida para atraparte, parecía ayudar a mitigar los factores de riesgo de la inseguridad laboral que de otra manera se asociaba con menos adherencia a las directrices». En los estados con beneficios por desempleo más bajos, la inseguridad laboral se asoció con una disminución del 7 por ciento en el cumplimiento de las conductas de prevención de COVID-19.

Las medidas de higiene y prevención impuestos por los Estados también tuvieron un efecto positivo en el cumplimiento, pero parecieron beneficiar principalmente más a los trabajadores financieramente seguros. En los Estados que tenían menos restricciones de comportamiento que pudieran propagar la enfermedad, era menos probable que los trabajadores siguieran las recomendaciones de los CDC, ya sea que los encuestados estuvieran económicamente seguros o inseguros.

Sin embargo, en los estados con una respuesta más sólida, incluidas medidas como los pedidos para quedarse en casa y el cierre de negocios no esenciales, los empleados financieramente estables tuvieron un 13 por ciento más de seguimiento de los comportamientos de prevención en comparación con los trabajadores que se sentían más inseguros financieramente.

Estas diferencias podrían tener ramificaciones importantes para la salud pública, argumentan los autores, ya que la investigación sugiere que incluso reducciones modestas en los contactos sociales entre adultos pueden reducir las tasas de infección y eventuales muertes. «Es importante reconocer como sociedad que hay ciertos segmentos de la población, a saber, los económicamente seguros, que están mejor equipados para seguir las recomendaciones de los CDC para prevenir la propagación de COVID-19. Esta es una señal de alerta ya que el trabajo precario y la tensión financiera también pueden coexistir con otros factores de riesgo de COVID-19 y disparidades de salud preexistentes», señala la investigadora.

Los investigadores reclutaron a participantes de la encuesta utilizando Mechanical Turk de Amazon, una plataforma de crowdsourcing en línea. Los autores reconocen que la demografía de esa muestra fue más masculina, 62 por ciento, y con más educación universitaria, 68 por ciento, que la población general de los Estados Unidos, que es aproximadamente 50 por ciento masculina y 35 por ciento con educación universitaria.

Sin embargo, el uso de la plataforma permitió a los investigadores encuestar a grupos de trabajadores que representan a la mayoría de los estados de los EE.UU. Los datos para este estudio se recopilaron en abril, un mes después de que la Organización Mundial de la Salud declarara oficialmente la pandemia el 11 de marzo. Probst y sus colegas continúan realizando un seguimiento de este grupo de encuesta cada uno o dos meses para recopilar un total de siete oleadas de datos de encuestas. Los investigadores buscan ver si las disparidades relacionadas con el estrés económico y los comportamientos protectores se traducen en mayores tasas de infección por COVID-19.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *