Canción actual

Título

Artista

Background

REFLEXIÓN FORZOSA

Escrito por el 18 marzo 2020

HISTORIAS DE LA GRAN PANDEMIA
Fuente de la fotografía BLOG: HAVANA VIRAL.

Días confusos. Días de encierro. Días de incertidumbre y de miedo. Por más que hago memoria, de mis 47 años de experiencia vital en este planeta, y que busco en los datos históricos de nuestra presencia en él, no he podido encontrar otra experiencia colectiva que nos haya puesto en vilo a todos a la vez.

Ni las pestes medievales, ni las invasiones bárbaras, ni las guerras mundiales, ni las peores de las catástrofes naturales. Ni tan siquiera el terrorismo extremista, en sus diferentes versiones, han logrado sembrar el pánico global como lo ha hecho el Covid-19. Un virus nos ha encerrado en nuestras casas, los que tenemos, a miles de millones de personas por todo el planeta. Los gobernantes se apresuran, a paso atrasado, a decretar medidas extraordinarias para proteger a la población pero sobre todo, y nos llamemos a engaño, para salvaguardar la economía y tratar de evitar el “colapso del sistema”. Un sistema que ha evidenciado no estar preparado ante la nueva amenaza y sobre todo que, por las políticas anti-sociales aplicadas durante décadas, ha demostrado que piensa siempre más en el capital financiero antes que en el humano. Somos frágiles y la soberbia del liberalismo global que nos gobierna nos ha dejado aún más vulnerables.

La amenaza surgió, según la comunidad científica, de forma espontánea por la mutación de un virus animal. Lo que desvirtúa las versiones de un complot global o de una guerra bacteriológica encubierta entre China y EEUU, aunque representantes de ambos regímenes han sembrados dudas y se han lanzado acusaciones mutuas, creando mayor confusión. Ya habrá tiempo, esperamos todos, para intentar desvelar el origen real del patógeno y exigir responsabilidades ante la falta de medidas eficaces y coordinadas por las organizaciones globales de las que participan los Estados, en las que se invierten miles de millones, y que fueron creadas, en teoría, para proteger a la humanidad.

Lo que ahora toca, aprovechando este encierro obligatorio, es que todas y cada una de las personas que hoy estamos confinadas, aprovechemos este tiempo para reflexionar sobre lo que está pasando. Que nos preguntemos por la relación que tiene este modelo descontrolado de “crecimiento y desarrollo”, del que participamos y que hemos dado por bueno, con la agudización de una crisis sanitaria a nivel global que amenaza no solo nuestra salud sino nuestro propio modelo de vida y que se está llevando un montón de vidas por delante.

Y vamos más allá, deberíamos preguntarnos si no compartimos responsabilidad con nuestros dirigentes, no solo por elegirles siendo muchos de ellos unos auténticos ineptos o directamente unos deshumanizados, sino también por contribuir con nuestras decisiones, incluso aquellas cotidianas y que parecen banales, a que “el sistema” se permita dejarnos cada día más desprotegidos y a que el virus de la deshumanización se siga extendiendo más que el del coronavirus.


Continuar leyendo